Nacionales

Romero Deschamps: El fin de una era

Durante cinco sexenios Carlos Romero Deschamps manejó a su antojo al sindicato de Pemex y lo puso al servicio de la Presidencia mientras él adquiría privilegios que ningún otro agremiado hubiera podido conseguir. Pero su época de esplendor llegó a su fin en el actual gobierno.

Durante cinco sexenios Carlos Romero Deschamps manejó a su antojo al sindicato de Pemex y lo puso al servicio de la Presidencia mientras él adquiría privilegios que ningún otro agremiado hubiera podido conseguir. Pero su época de esplendor llegó a su fin en el actual gobierno. El personaje, que ya renunció a la dirección sindical, enfrenta acusaciones por enriquecimiento inexplicable y fraude… y la palabra la tiene ahora la FGR.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- Durante cinco sexenios el exlíder sindical y extrabajador de Pemex Carlos Antonio Romero Deschamps puso al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) a disposición de los gobiernos del PRI y del PAN y en 2018 le ofreció todo su apoyo al candidato presidencial priista, José Antonio Meade.

Pero la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República marcó el fin de su era.

Así lo vio el propio Romero Deschamps el 1 de agosto de 2019, cuando al hablar del contrato colectivo de trabajo (CCT) 2019-2020, prácticamente se despidió de los 120 mil petroleros sindicalizados: “Quisiera decirles que, independientemente de que me muera ahorita o no sé cuándo, o que termine mi periodo como secretario general, que el que venga encuentre la unidad que hemos construido todos alrededor de nuestra organización.

“Ha sido difícil como nunca. Hemos pasado por muchas vicisitudes, por muchos problemas, por persecuciones, por señalamientos, por acoso, por mil cosas”, dijo entonces en una asamblea general extraordinaria en la sección 34, a la que pertenecía.

Hoy, con 78 años cumplidos el 17 de enero pasado, dos como trabajador eventual de Pemex (1969-1971), 21 como sindicalizado y 26 como secretario general del STPRM (1993-2019), en los que se reeligió cuatro veces de manera consecutiva y anticipada, su salida se cumplió. 

El 16 de octubre de 2019 renunció como secretario general del STPRM y el 16 de marzo de 2021, dos días antes del 18 de marzo, Día de la Expropiación Petrolera, dimitió como trabajador activo petrolero.

Aunque dejó de ser dirigente sindical, no dejó la empresa porque ahora es jubilado, y como trabajador, tras renunciar a la secretaría general, le dieron un amplio periodo vacacional desde diciembre de 2019 hasta el 27 de julio de 2024, según documentos internos de Pemex (Proceso 2307)

Entre otros beneficios, como retirado, recibirá una pensión mensual de 28 mil 636.50 pesos y las prestaciones plasmadas en el CCT:

Tiene derecho a una prima de antigüedad de 20 días de salario ordinario por los 28 años de antigüedad, equivalentes a 477 mil 275 pesos; atención médica para él y sus derechohabientes; bonificación para compra de gasolina y gas; préstamos de hasta 90 días por su pensión, equivalentes a 85 mil 909 pesos; canasta básica por 3 mil 943 pesos; transporte, 21.25 pesos diarios; aguinaldo de 60 días de salario ordinario –57 mil 273 pesos–; ayuda para gastos funerarios no inferior a 31 mil 943 pesos y una aportación financiera y asignación de vivienda o préstamo hipotecario, con préstamo con garantía hipotecaria de hasta dos créditos. 

Y una aportación financiera de hasta 132 mil 370 pesos por ingresos y gastos que pudieran generarse por compras y seguro de vida por 82 mil 767 pesos a familiares o derechohabientes.

Las demandas

Si bien Romero Deschamps se jubiló “voluntariamente”, no deja del todo la vida sindical petrolera y tampoco queda exento de que la justicia lo alcance por la larga lista de demandas en su contra por enriquecimiento inexplicable y fraude, dos de ellas ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2316 del semanario Proceso cuya versión digital puedes adquirir aquí.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba