Nacionales

El Cártel del Tabaco se expande de la mano del CJNG

Tobacco International Holdings, empresa señalada de tener vínculos con el Cártel de Jalisco Nueva Generación, continúa su expansión en México. Se caracteriza por intimidar y amenazar de muerte a pequeños negocios y grandes distribuidores para que no vendan productos de la competencia.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La empresa tabacalera señalada por presuntos vínculos con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y con varios de sus socios y representantes legales investigados por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), continúa expandiendo sus operaciones en territorio mexicano y ha anunciado la apertura de una planta para la producción de cigarros en el estado de Campeche, que este año celebra elecciones para gobernador.

De acuerdo con registros públicos, la compañía Tobacco International Holdings (TIH) o Corporativo TIH es propiedad de José Guadalupe Varela González, un empresario que en 2006 fue investigado por el delito de narcomenudeo, imputación que libró mediante juicios de amparo por el aseguramiento de una de sus propiedades en Chihuahua.

La operación de TIH se ha caracterizado por la intimidación y amenazas de muerte a pequeños negocios, comercializadores y grandes distribuidores para que no vendan las marcas de su competencia, actuación que en octubre del 2018 le valió el sobrenombre de “Cártel del Tabaco” en una investigación periodística de Milenio Diario.

Las amenazas contra misceláneas y mayoristas se realizan a nombre del Cártel de Jalisco Nueva Generación, el grupo delictivo que encabeza uno de los narcotraficantes más violentos y uno de los hombres más buscados por los gobiernos de México y Estados Unidos, Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”.

En su investigación, los periodistas Carlos Puig y Galia García también revelaron la participación del ex agente de la Procuraduría General de la República (PGR), Carlos Alberto Cedano Filippini, en una trama que incluye falsos operativos para “decomisar” y destruir los cigarros de todas las marcas distintas a las que patrocina el “Cártel del Tabaco”, modus operandi que sigue vigente y que Proceso pudo verificar en el estado de Guanajuato.

El ingreso del CJNG al mercado de los cigarros en México le brinda a ese grupo delictivo la posibilidad de incrustarse en una industria que en 2019 tenía ventas por más de 4 mil millones de dólares, según datos de Euromonitor.

Hasta el día de hoy, TIH continúa presionando y actuando contra las tiendas y comerciantes de manera impune. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no ha logrado frenar a la compañía que amenaza de muerte a quienes venden cigarros de otras empresas. 

Por el contrario, de operar en ocho estados en 2017, ahora tiene presencia en diez entidades federativas. Además, de iniciar con una estructura empresarial de tres compañías en 2018, ha pasado a un engranaje que hace uso de al menos nueve sociedades.

Todas las empresas repiten a algunos de los accionistas o a sus representantes legales, de acuerdo con los datos revisados por Proceso.

Incluso, en agosto del año pasado, una nueva empresa ligada al Cártel del Tabaco, Sijara International Manufacturing, abrió una nueva planta en Campeche con la presencia del gobernador priista, Carlos Miguel Aysa González.

De acuerdo con un boletín del gobierno estatal, el director general de Sijara International es José Guadalupe Varela González, es decir, el mismo propietario de Corporativo TIH. Varela ofreció a las autoridades estatales una inversión de 670 millones de pesos, pero también representa para el llamado Cártel del Tabaco la posibilidad de expandirse en el sureste de México.

La “intervención” del CJNG en el mercado del tabaco

Testimonios a los que Proceso tuvo acceso revelan que en diez estados del país, hay ciudades o municipios donde solo se puede distribuir y vender cigarros de TIH.

Una supuesta orden del Cártel Jalisco que se comunica de manera verbal y a través de volantes con la “firma” de ese grupo delictivo, prohíbe la venta de otras marcas de cigarros. “Perdieron la plaza”, explicó un comerciante en enero pasado.

Los estados en los que se han reportado amenazas de muerte y destrucción de cajetillas de la competencia son Jalisco, Aguascalientes, Sinaloa, Sonora, Coahuila, Nayarit, Veracruz, Tabasco, Michoacán y Guanajuato, entidades federativas en las que también se ha detectado la operación del CJNG.

“No se deben vender. Los prohibieron, de aquí hasta allá arriba, en Guadalajara. Nadie los va a vender. Según el negocio es del Cártel de Jalisco que sacó los suyos, la marca se llama Económicos”, señaló un comerciante que solicitó el anonimato por cuestiones de seguridad.

“Ya van dos personas que no hicieron caso, llegaron y les quitaron todo lo que tenían y les advirtieron. No les hicieron nada, hasta eso, nomás se llevaron todo el cigarro que tenían y les dijeron: no se va a vender, a la otra que nos demos cuenta pues ya pasa a ser más grave. Incluso uno de los vendedores no hizo caso y ahorita anda en el norte, se tuvo que pelar, a ese sí le dieron una levantada y unos tablazos por no hacer caso”, refiere otro de los testimonios.

En la Central de Abastos de León, Guanajuato, únicamente es posible conseguir los cigarros de la marca Económicos, una de las más emblemáticas de TIH, constató Proceso en un recorrido.

Cuando se dio a conocer la existencia del Cartel del Tabaco en octubre del 2018, todavía era posible conseguir cigarros de la competencia en la principal ciudad industrial de Guanajuato, pero en la actualidad ya es imposible. La nueva situación coincide con el avance del CJNG en la entidad y la caída del líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez, “El Marro”, su principal adversario.

Los operadores

Fue a finales de 2017 cuando al menos en ocho estados –Sinaloa, Sonora, Coahuila, Nayarit, Veracruz, Jalisco, Tabasco y Michoacán– se comenzaron a registrar falsos operativos contra cigarros de marcas que no pertenecen a TIH.

Policías o presuntos policías se presentan con documentos apócrifos en tiendas y comercios mayoristas.

Tras hacer una falsa inspección, incautan y destruyen cigarros de las marcas que consideran competencia directa. Amenazan a dueños de tiendas y distribuidores y les dicen que por orden del Cártel solo pueden vender ciertas marcas. A algunos otros les entregan volantes con un doble listado de los cigarros “permitidos” y otra lista de los que supuestamente son ilegales. La intimidación se cierra con la destrucción de los cigarros que no están cobijados por TIH. El objetivo es acaparar el mercado.

Los testimonios de los afectados señalan a Carlos Alberto Cedano Filippini, un exagente de la PGR que ha sido procesado por narcotráfico en México y Estados Unidos, como la cabeza de los falsos operativos.

En la red de empresas y operadores también aparecen otros familiares de Carlos Alberto Cedano, como sus hermanos Hugo Antonio y Genaro que continúan en las filas de la Fiscalía General de la República (FGR).

De acuerdo con registros oficiales, hasta diciembre de 2014, Carlos Alberto se desempeñó como Agente Federal de Investigación (AFI), adscrito a la delegación de la PGR en Jalisco desde el 2007.

Con apenas el bachillerato terminado, Carlos Cedano ingresó a la PGR en 1996 como policía judicial. Su carrera policial fue interrumpida en 2008, año en que fue detenido por oficiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) junto con otro agente de la AFI, Víctor Manuel Juárez Cruz, en una residencia de Los Ángeles, California

Las autoridades estadunidenses les encontraron 600 mil dólares sospechosos de ser producto de una venta de droga, por lo que fueron acusados de varios cargos criminales.

Esos cargos surgieron de una investigación que involucró a la Administración de Control de Drogas (DEA) y al Departamento de Policía de Los Ángeles. El 1 de abril de 2009, Carlos Cedano Filippini y Víctor Manuel Juárez Cruz se declararon culpables del delito de tráfico de drogas y  fueron sentenciados a tiempo cumplido, es decir, el juez de la causa resolvió que ya habían cumplido con la pena de prisión.

El 7 de abril del 2009, ambos agentes de la AFI, fueron deportados a México bajo la custodia de la ICE, de acuerdo con un comunicado de esa agencia estadounidense.

Un día después de su repatriación, el 8 de abril de 2009, Carlos Alberto Cedano Filippini inició en México una batalla frontal contra la PGR con un doble propósito, conservar su cargo en la AFI y combatir las investigaciones que se le habían iniciado en México por delitos contra la salud y lavado de dinero.

De inmediato, interpuso un amparo contra una orden de detención derivada de la Averiguación Previa PGR/SIEDO/UEIORPIFAM/70/2009. Sin embargo, no logró evitar su captura ni su posterior detención.

Tras estar arraigado por 90 días, el 29 de junio de 2009, el juez Primero de Distrito en Procesos Penales en el Estado de Nayarit, le dictó auto de formal prisión por su probable responsabilidad en los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y enriquecimiento ilícito.

Ya en prisión, su defensa legal presentó un nuevo juicio de amparo para tratar de revertir el proceso penal, pero le fue negada la protección de la justicia, de acuerdo con la sentencia del Expediente 2013/2015.

De manera paralela, dio inicio a múltiples litigios contra la PGR para tratar de evitar su baja de esa institución. Sin embargo, perdió los juicios de amparo y en 2015 fue dado de baja de forma definitiva.

En sus declaraciones patrimoniales, el exagente de la FGR  reportaba ingresos no justificados y la compra de vehículos de lujo desde 2003, pero no fue investigado en México hasta que fue detenido en Estados Unidos.

A pesar de sus antecedentes criminales, en octubre de 2015 fue designado “Director de Área B” en la Coordinación Estatal de la Policía Ministerial Investigadora de la Procuraduría General de Justicia de Michoacán, durante la gestión del exprocurador Martín Godoy al frente de la Fiscalía estatal.

Actualmente, el exagente de la AFI originario de Tecuala, Nayarit, se encuentra sujeto a proceso penal, informó la FGR a Proceso.

Los inamovibles hermanos Cedano Filippini

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció el 2 de junio pasado, a través de un comunicado, que como parte del “Operativo Agave Azul”, realizó el bloqueo de mil 939 cuentas presuntamente vinculadas al Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Entre las personas bloqueadas, se encuentran el ex agente de la PGR, Carlos Alberto Cedano Filippini, y sus hermanos, Hugo Antonio y Genaro Cedano Filippini, elementos en activo de la Policía Federal Ministerial de la Fiscalía General de la República.

De acuerdo con los expedientes 578/2020, 577/2020 y 652/2020, que obran en juzgados federales de Jalisco y Nayarit, los tres hermanos Cedano Filippini buscan descongelar sus cuentas bancarias tras la orden dada por el titular de la UIF para retener sus activos,  pero hasta el momento no lo han logrado.

En sus respectivos juicios de amparo, promovidos el 29 de junio de 2020 ante juzgados de Zapopan, Jalisco, los hermanos Cedano Filippini señalan a la UIF como autoridad responsable; así como a Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público, y a Juan Pablo Graf, titular de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV)

El amparo de Carlos Alberto Cedano ya ha sido desechado y actualmente se encuentra en trámite un recurso de queja ante un tribunal federal para tratar de revertir este fallo.

En tanto, los juicios de amparo presentados por sus hermanos Hugo y Genaro Cedano Filippini, se encuentran pendientes de resolución, pero ya perdieron las suspensiones provisionales para recuperar la liquidez de sus cuentas bancarias.

Hugo Antonio Cedano, el más joven de los tres hermanos, ingresó como policía judicial en diciembre de 1999 a la PGR. Entre 2003 y 2017 estuvo asignado en Guerrero, Colima, Ciudad de México y Sonora, alcanzando el grado de suboficial.

En las declaraciones patrimoniales que presentó ante la Secretaría de la Función Pública entre 2003 y 2008, reportaba ingresos anuales de hasta 300 mil pesos anuales por conceptos “no declarados”.

El otro hermano, Genaro Cedano Filippini, se dedicaba al “manejo de personal” en una empresa privada antes de ingresar a la PGR. Ha laborado en las delegaciones de esa dependencia en Chiapas, Guanajuato, Oaxaca, Sinaloa y Jalisco, entidad en la que fue ascendido a suboficial.

El paso de Genaro Cedano Filippini por la PGR, ahora FGR, se ha caracterizado por constantes conflictos con la institución. En 2005 tramitó un amparo contra una orden de aprehensión y la integración de cualquier averiguación previa en su contra, según el expediente 544/2005.

En 2014 se amparó contra el Consejo de Profesionalización de la PGR y en 2015 presentó una demanda contra cualquier mandamiento judicial girado en su contra por jueces penales de Jalisco.

El entramado empresarial del Cártel del Tabaco

La estructura que utiliza el llamado Cártel del Tabaco para expandir sus actividades a nombre del Cártel de Jalisco Nueva Generación cuenta con un entramado de nueve empresas encabezadas por Tobacco International Holdings Switzerland, que en 2020 solicitó cambiar su denominación a It´s Tobacco SA, y Tobacco International Holdings o TIH.

Tobacco International Holdings Switzerland, con sede en Ginebra, Suiza, es la titular de las marcas TIH, Económicos y de otras 51 denominaciones registradas ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). Tres de esas marcas, fueron identificadas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) como ilegales en los años 2017 y 2018.

Se trata de Armada, Black Jack, y Jaisalmer, que, junto con otras marcas como Laredo, Económicos, Península, Roma, Senator o Studio 54, se venden al público en 25 pesos por cajetilla.

De acuerdo con actas del Registro Público, TIH se constituyó en junio de 2017 en Guadalajara, Jalisco, con Grupo Tenval SA de CV como accionista mayoritario. Tres meses después, en noviembre de 2017, Grupo Tenval se retiró y José Guadalupe Varela González, que era representante de Grupo Tenval, se sumó al grupo de accionistas.

La firma Grupo Tenval, creada en 2012 y registrada también en Guadalajara, es propiedad de Tobacco International Holdings Corp, empresa de nacionalidad panameña que tenía como accionistas a Ernesto Vigilante Pérez, José Guadalupe Varela González y María Estela Filippini Mariscal, quien tiene parentesco con los hermanos Cedano Filippini.

Ernesto Antonio Vigilante Pérez y Grupo Tenval, aparecen además como accionistas de la empresa Braxico Manufacturing. Constituida en 2019 y registrada en Guadalajara, Braxico es la encargada de manufacturar los cigarros de TIH, de acuerdo con datos de la SHCP y la Cofepris, para después ser comercializados por la empresa Bradis, SA de CV, donde Carlos Antonio Cedano Guzmán, contador de profesión e hijo de Genaro Cedano Filippini, está registrado como empleado, esto último, de acuerdo con la investigación de Milenio, y donde, además, Carlos Alberto Guzmán Ibarra aparece como representante legal.

Información oficial revela que el 19 de noviembre de 2020, Its Tobacco firmó un contrato de licencia de uso de sus 53 marcas con la compañía Management IPED, por 5 años. Cuatro días después, Management le otorgó a Braxico, Sijara International Manufacturing y Codex Importer Tobacco S.A de CV, la autorización para el uso de las marcas.

Codex también es representada por Carlos Alberto Guzmán Ibarra. Por lo que se refiere a Sijara International Manufacturing, la empresa se constituyó en junio de 2017 en Guadalajara, Jalisco, con Grupo Tenval como su accionista mayoritario. Cinco meses después, en noviembre de 2017, el Grupo se retiró y tras una inyección de capital, Tobacco International Holdings o TIH asumió la mayor parte accionaria.

En agosto pasado, según actas de la empresa a las que se tuvo acceso y donde también aparece Carlos Alberto Guzmán Ibarra como representante legal, la asamblea general de Sijara autorizó la venta de las acciones de TIH y reconoció a Aurea Crop SA de CV, una sociedad creada en agosto de este año, como nueva accionista. Sus propietarios son Luis Alberto Aceves Ibarra y María Guadalupe Torres Valdivia.

En agosto del 2020, José Guadalupe Varela González, director general de la empresa Sijara International Manufacturing, junto con el gobernador de Campeche, Carlos Miguel Aysa González, inauguraron la instalación de una planta industrial tabacalera en la capital del estado con una producción anual de 9 mil 500 millones cajetillas de cigarros, principalmente de las marcas Laredo, Península, Económicos, Studio 54, Botas, Senator, Paddock, C&T, Queen London, Tex Mex y Premium BTS.

La estructura financiera del Cártel Jalisco

Desde el año 2015 hasta este 2020, cuando el Gobierno de Estados Unidos presentó los primeros resultados del operativo Proyecto Python, con el que busca desmantelar al CJNG, las instituciones de aquel país vincularon a casi un centenar de empresas con ese grupo delictivo,  mismas que muestran la expansión de las actividades del narcotráfico en la economía formal.

Las investigaciones revelan una gran amplitud de actividades económicas que se encuentran infiltradas en las operaciones de lavado del CJNG y sus socios como empresas tequileras, restaurantes, importadoras, gasolineras, inmobiliarias, hoteles y a la lista se ha sumado la producción, distribución y venta de cigarros, de la mano  del llamado Cártel del Tabaco, una vertiente que ha trascendido sexenios y fronteras.

Un organigrama de la operación de las empresas citadas aparece en el siguiente enlace.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba