Ley Olimpia: NL con los primeros agresores vinculados a proceso

Comparte esta información:

ALEJANDRO GONZÁLEZ

Olimpia Coral Melo Cruz, a sus 18 años, estaba locamente enamorada. Desde hacía seis años mantenía una relación estable con su novio. Ambos vivían en el pequeño poblado de Huachinango, Puebla, y su relación era muy íntima, tanto que en algún momento de locura se dejaron llevar y grabaron un video teniendo relaciones sexuales.

“No sé cómo ese video, en el que se veía mi cuerpo desnudo, pero no se identificaba a mi novio, empezó a pasarse por WhatsApp”, cuenta ella.

El video se viralizó y se habló por todo el estado de “la gordibuena de Puebla”. El novio de Olimpia (que no podía ser reconocido en el video) se avergonzó del bullying y negó ser él quien salía en el video con ella. Asunto que le ganó fama a Olimpia de ser una “mujer ligera” o que se acostaba fácilmente con cualquier hombre.

“Cada día me llegaban a mis redes sociales solicitudes de hombres que me pedían sexo”, explica.

Olimpia cayó en depresión y se encerró en su casa durante ocho largos meses y cuenta que en tres ocasiones intentó suicidarse porque no sabía qué hacer o cómo defenderse.

Después de mucho tiempo y con la ayuda de su madre, Olimpia comenzó a superar el incidente y comprendió que no era culpable de nada, que no había cometido ningún delito, que por el contrario, era víctima de uno y decidió buscar asesoría para hacer una denuncia formal contra su novio (quien seguramente era el responsable).

Para sorpresa de Olimpia no existía un delito tipificado en la ley donde cupiera la denuncia de lo que le hicieron. Luego se dio cuenta que había muchas más mujeres que habían pasado por la humillación pública en redes sociales y no podían castigar al agresor.

“Cada like a esas publicaciones es una agresión, cada me gusta es un golpe. Cada vez que alguien comparte contenido íntimo de una persona que no lo permitió es como una violación”, denuncia.

Entonces Olimpia y otras mujeres víctimas de ciberacoso hicieron un proyecto de ley en el 2014 y lo presentaron en Puebla. Finalmente, después de muchos intentos y trámites, el año pasado se aprobó la reforma contra la intimidad sexual en el Código Penal del estado. Hoy en día, la Ley Olimpia se ha aprobado en 11 estados, entre ellos Nuevo León.

Gracias a Olimpia y su indignación que se volvió ley, hoy en Nuevo León tenemos los dos primeros casos en México que están siendo juzgados por el delito de violación a la intimidad personal.

Cesar Gerardo M. le tomó unas fotografías y videos a su novia estando desnuda y cuando mantenían relaciones, sin que ella lo supiera. Ambos trabajan en la misma oficina y comparten amistades. Por alguna situación ella lo mandó a volar. Entonces él, despechado, difundió entre sus compañeros de trabajo la fotos y videos que le tomó en la intimidad, los compartió por WhatsApp y otras redes sociales.

Ella se asesoró inmediatamente, puso la demanda legal y César Gerardo M. está vinculado a proceso, esperando que le dicten sentencia y siempre tendrá antecedentes penales.

Federico, de 50 años, fue detenido la semana pasada por tomarle videos íntimos a su novia y difundirlos (o venderlos) en páginas pornográficas. Además la ofreció en venta, prostitución, sin el consentimiento de ella. Está detenido esperando la sentencia del juez por el delito de violación a la intimidad y prostitución.

Es importante saber, amigo lector, que estos casos que hoy se juzgan en Nuevo León, tienen justicia gracias a Olimpia y a muchas otras mujeres que lucharon para detener este abuso en las redes contra las personas.

Hay que saber que la Ley Olimpia considera delitos la difusión de contenido íntimo sin consentimiento, el ciberacoso, la violencia sexual por internet (sextorsión) y las amenazas, de manera que es algo que deben saber las mujeres, los hijos y todas las personas, para detener estas prácticas, promover el respeto y la armonía entre nosotros, en la vida real y en la virtual… o usted, ¿qué opina? 


Comparte esta información:

Te pueden interesar