Nacionales

Exige Carlos Sánchez justicia en demanda al América por daño moral

Comparte esta información:

Tras un largo proceso legal, el ex defensa espera un fallo favorable a inicios de 2020. Foto Karla Torrijos

Karla Torrijos

Ciudad de México. A 11 años de que su carrera como futbolista profesional se vio truncada por un infarto cerebral, el ex jugador del América Carlos Sánchez confía en que las autoridades del país por fin hagan justicia y no se dejen corromper por uno de los clubes más poderosos e influyentes del país cuando emitan el fallo que determinará si el equipo debe pagarle o no una indemnización por daño moral.

El martes 12 de agosto de 2008, el ex defensa central sufrió una oclusión del sistema arterial cerebral durante un entrenamiento con las Águilas, la cual fue consecuencia de un diagnóstico erróneo y de la falta de revisiones médicas subsecuentes tras un golpe que recibió en la cabeza el 15 de mayo de ese mismo año, en un partido ante el Santos de Brasil, dentro de la Copa Libertadores.

Debido al infarto, Charz, como lo apodan sus conocidos y quien en ese entonces tenía 28 años, fue sometido a un cateterismo que le dejó ciertas secuelas, por lo que posteriormente tuvo que tomar diversas rehabilitaciones para tratar de recuperar la movilidad en el lado izquierdo de su cuerpo, lo cual aún no ha podido conseguir al ciento por ciento.

Durante el proceso de recuperación, el otrora zaguero fue apoyado por el América, el cual incluso lo motivó a estudiar para ser director técnico. Una vez que consiguió su título, en diciembre de 2012, el club lo empleó como entrenador en enero de 2013, aunque sólo por seis meses, pues después de ese lapso se negó a renovarle su contrato dejándolo en el desamparo, ya que nunca le dieron una indemnización como jugador y mucho menos como trabajador.

A partir de ese momento, Sánchez emprendió una larga lucha en tribunales en busca de que la escuadra azulcrema, la cual le prometió apoyarlo en todo y de por vida luego del infarto, se hiciera responsable de la negligencia médica que cometieron los doctores Alfonso Díaz y Joaquín Velázquez.

El 25 de febrero de este año, parecía que la extensa pugna legal entre Charz y el América había llegado a su fin, luego de que un juez ordenó a la institución azulcrema pagarle al ex defensa central 30 millones de pesos como indemnización por daño moral.

Sin embargo, dicha determinación, explicó Alfredo Massad, abogado de Carlos, fue apelada por el club mediante alegatos tramposos y múltiples inconsistencias legales, muchas de ellas absurdas, y tras dichos recursos, el pasado 26 de octubre los magistrados de la cuarta sala civil del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México decidieron absolver de toda responsabilidad al conjunto azulcrema, así como a la Federación Mexicana de Futbol (FMF) y a Grupo Televisa, propietaria del América.

Ante esta sentencia, el ex jugador, ahora de 39 años, se amparó y está en espera de que a principios de 2020 se emita un nuevo fallo, y confía en que en esta ocasión los magistrados Juan Arturo Saavedra Cortés, María Rosario Marenco Ortega y Carlos Vargas Martínez no vuelvan a ser cómplices de las artimañas del club y permitan que se efectúe un nuevo acto de corrupción.

Charz recuerda que tanto Yon de Luisa, ex empleado de Grupo Televisa y hoy titular de la FMF, así como el entonces presidente del equipo, Michel Bauer, y su propietario, Emilio Azcárraga Jean, prometieron apoyarlo para que tuviera un sustento económico, el cual le ayudaría a pagar gastos médicos y su propia manutención, pero no lo han hecho, incluso una de las artimañas del club para no hacerse responsables fue tratar de meterme a la cárcel argumentando que hice un fraude.

El ex zaguero central lamenta que el club, del que formó parte desde los cinco años de edad, le haya dado la espalda cuando más lo necesitaba. Lo único que pido es que se haga justicia por una negligencia médica que permitió el equipo y que me arrebató la oportunidad de trascender y hacer una carrera como futbolista, que fue lo que soñé toda mi vida.Leer Más


Comparte esta información: