Moy Montes

Inicia Papa peregrinaje penitencial en Canadá

En su visita a ese país, Francisco pedirá perdón por abusos que sufriron indígenas en escuelas católicas

Edmonton.— El papa Francisco llegó ayer a Canadá para una “peregrinación penitencial” durante la cual pediría perdón a los indígenas sobrevivientes de abusos cometidos en escuelas residenciales dirigidas por la Iglesia católica.

El Pontífice argentino, de 85 años, aterrizó en Edmonton, oeste de Canadá, iniciando la primera de las tres etapas de su viaje. Fue recibido por el primer ministro Justin Trudeau y por la gobernadora general de Canadá, Mary Simón, la primera indígena en ocupar este cargo y representante de la reina Isabel II.

Por sus problemas de rodilla, el Papa bajó el avión en un ascensor y no por las escalerillas y en silla de ruedas se dirigió a uno de los hangares donde le esperaban.

Tras un vuelo de más de 10 horas y debido a la diferencia horaria, los organizadores del viaje prefirieron que el Papa descansase el resto de la jornada en el seminario de esta ciudad de la provincia canadiense de Alberta para afrontar mejor el resto de la agenda que iniciará hoy lunes.

Francisco se dirigirá también a Quebec e Iqaluit, la capital del territorio de Nunavut, al norte, sobre el archipiélago ártico, antes de iniciar el retorno, el viernes.

Previo a su partida de Roma, el Papa anunció en Twitter: “Vengo para reunirme con los pueblos autóctonos. Espero que, con la gracia de Dios, mi peregrinación penitencial pueda contribuir al camino de reconciliación ya iniciado. Por favor, acompáñenme con la oración”, escribió.

Las poblaciones amerindias autóctonas representan 5% de los habitantes de Canadá y que se identifican en tres grupos: Primeras Naciones, Metis e Inuit.

Estos últimos fueron sometidos por décadas a una política de asimilización forzada, a través de un sistema de pensionados para niños, subvencionados por el Estado pero administrados en su mayoría por la Iglesia.

Alrededor de 150 mil niños autóctonos se matricularon desde finales del siglo XIX hasta la década de 1990 en 139 escuelas residenciales, donde pasaron meses o años aislados de sus familias, su idioma y su cultura. Muchos de ellos fueron abusados física y sexualmente por directores y maestros, y hasta 6 mil murieron por enfermedad, desnutrición o negligencia.

Francisco se reunirá por primera vez con miembros de los pueblos indígenas el lunes por la mañana en Maskwacis, provincia de Alberta, 100 kilómetros al sur de Edmonton, donde se esperan 15 mil personas. Alberta fue la provincia con más internados.

“En estos momentos, mucha de nuestra gente se siente escéptica y está dolida”, dijo el gran jefe George Arcand Jr., de la Confederación de las Naciones Originarias del Tratado Seis, quien saludó al Papa. Sin embargo, expresó su esperanza en que, con la disculpa papal, “podamos iniciar nuestro recorrido para sanar”.

Los grupos indígenas han presionado para que se les dé acceso a los archivos de la Iglesia con el fin de conocer el destino de niños que nunca regresaron a casa de los internados. También quieren castigo para los abusadores y reparaciones económicas. 

Compartir

Este artículo ha sido visto 1137 veces.

Artículos relacionados