Moy Montes

Jurado declara culpable a Genaro García Luna por narcotráfico

El castigo máximo al que sería condenado el exfuncionario calderonista es de cadena perpetua y el mínimo de 20 años de prisión.

BROOKLYN, NY (apro).- “¡Culpable!” fue el veredicto unánime del jurado calificador en cada uno de los cinco delitos criminales que el gobierno federal de Estados Unidos imputó a Genaro García Luna, a quien el juez Brian Cogan dictará sentencia el 27 de junio de 2023.

Luego de tres días de deliberaciones, el jurado consideró suficientes los testimonios de narcotraficantes, policías, agentes federales estadunidenses y mexicanos para declarar culpable a García Luna de conspirar con el Cártel de Sinaloa para traficar cocaína a Estados Unidos durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón.

“Sí su señoría, hemos llegado a una decisión unánime”, le respondió al juez Cogan la jurado número uno cuando éste le preguntó sobre el veredicto, antes de leerlo ante García Luna y su familia.

Serio y sin expresar muchas emociones, el amigo, asesor, confidente, mano derecha y secretario de Seguridad Pública de Felipe Calderón observó al juez Cogan leer la decisión del jurado sobre los cinco delitos que el Departamento de Justicia le achacó.

Empezando por el cargo número dos y terminando con el primero, Cogan leyó: “culpable”, “culpable”, “culpable”, “culpable”, culpable”, con lo que así concluyo el juicio criminal y el primero en contra de un exfuncionario mexicano de mayor rango, integrante de un gabinete presidencial, en este caso en el gobierno de Calderón.

Los delitos imputados a García Luna por el Departamento de Justicia –que fue su aliado cuando en el sexenio de Fox fungió como director de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y luego como secretario de Seguridad Pública con Calderón– implican una sentencia contundente.

Al ser declarado culpable de los primeros cuatro de los cinco delitos, tres por conspiración internacional para traficar cocaína a Estados Unidos y uno de involucramiento en una empresa criminal continua, García Luna en cada uno de ellos es merecedor de cadena perpetua como pena máxima o 20 años de prisión como mínima.

Por su culpabilidad en el quinto cargo, haberle mentido a una agente federal de inmigración, el castigo va de tres a 10 años en la cárcel.

Para los 12 jurados fue suficiente el que narcotraficantes confesos, enjuiciados, sentenciados y perdonados por Estados Unidos como Jesús “Rey” Zambada García o Sergio Villarreal Barragán, “El Grande”, testificaran ante Cogan que el Cártel de Sinaloa pagaba en promedio de dos a tres millones de dólares mensuales a García Luna.

Con la decisión de declararlo culpable de los cinco delitos, el mensaje del jurado a García Luna fue simple; no les hicieron falta evidencias para corroborar los testimonios de los testigos sobre la relación del acusado con el Cártel de Sinaloa y en especial con la fracción que dirigió Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”.

Para que quedara claro y como lo exige la ley, tras leer el veredicto unánime, el juez Cogan preguntó a las partes si deseaban que el jurado se los dijera verbalmente. César de Castro, el abogado de oficio que encabezó la defensa legal de García Luna, respondió que sí.

“Sí, su señoría”, fue la respuesta verbal que dieron una a una las siete mujeres y cinco hombres a la pregunta de Cogan.

Tras esto, García Luna, que permanecía sentado junto a sus abogados, volteó hacia atrás sobre su hombre izquierdo para mirar a su familia, su hijo Genaro, su esposa Linda Cristina Pereyra y su hija Luna.

La esposa de García Luna, que estaba sentada en medio de sus dos hijos tomando de la mano a su hija, estaba muy seria. Su marido se tocó con el puño de la mano derecha el pecho del lado del corazón y luego hizo la mueca de un abrazo. Sólo su hija Luna le respondió tocándose también el pecho con la mano derecha del lado del corazón.

El corresponsal de Proceso, sentado en la misma banca y a la derecha de Luna, a unos10 centímetros de distancia, no percibió ninguna otra reacción por parte de los tres integrantes de la familia de García Luna.

“Estamos extremadamente decepcionados con el veredicto de hoy, luego de varios años de intentos por construir el caso en contra del señor García Luna con evidencia creíble y confiable, el gobierno de Estados Unidos fue forzado a arreglarlo con las declaraciones de los más notables y despiadados criminales que testificaron en esta Corte”, declaró De Castro a la salida del tribunal en reacción al fallo del jurado.

El abogado de oficio que defendió al asesor de Calderón ante las imputaciones del gobierno estadunidense le adelantó a Cogan y en cumplimiento a lo que dictan las leyes y derechos del acusado, que apelarán el veredicto.

“García Luna, quien alguna vez estuvo en la cúspide de la aplicación de la ley en México, ahora, al ser expuesto, vivirá el resto de sus días como un traidor a su país y a los miembros honestos de las fuerzas de la ley que arriesgan sus vidas para desmantelar a los cárteles del narcotráfico”, fue la reacción del fiscal federal del Distrito Este, Breon Peace, a cargo de todo el proceso en contra del amigo de Calderón.

Los tres familiares de García Luna salieron de la Corte perseguidos por miembros de la prensa y personas que acudieron al tribunal a expresar su alegría por el veredicto y exigiendo que también se le acuse formalmente a Calderón de narcotráfico.

Ni la esposa e hijos declararon una sola palabra a sus perseguidores, aunque De Castro ya había pedido respeto a la familia de su defendido.

Antes de agradecer su labor y despedir al jurado del caso, el juez Cogan les dirigió estas palabras: “en muchos países no ponen un caso como este a consideración de un jurado ciudadano como ustedes, gracias por la labor que han prestado y por su veredicto”.

La próxima audiencia pública con García Luna en la sala 8D de la Corte Federal del Distrito Este en Brooklyn, Nueva York, será para que el juez Cogan le dicte la sentencia.

Compartir

Este artículo ha sido visto 3351 veces.

Artículos relacionados